• Inicio
  • Blog
  • ¿Comprar Obra Nueva o Segunda Mano? 9 diferencias que te ayudarán a decidir

¿Comprar Obra Nueva o Segunda Mano? 9 diferencias que te ayudarán a decidir

28 Ene, 21

¿A quién no le gusta el olor a nuevo?

 

Despegar el plástico protector de un teléfono móvil recién sacado de la caja o sentarnos por primera vez en nuestro nuevo coche, son solo algunos de esos momentos en los que se nos escapa una sonrisa por lo que representan.

 

Por otro lado, hay cosas que ya no se fabrican y que, por mucho que podamos encontrar versiones modernas parecidas, nunca tendrán el encanto de las originales.

 

Lo nuevo no siempre es mejor, ni lo usado tiene porque ser más barato. Y sucede lo mismo cuando hablamos de viviendas.

 

Por eso nos hemos animado a escribir este artículo. 

 

¿Recuerdas el juego de las 7 diferencias? Pues hemos querido hacer algo parecido. 

 

Eso sí, nos hemos centrado en las más importantes. Si se te ocurre alguna más, nos encantaría que la compartieras en la sección de comentarios.

 

9 diferencias entre comprar una vivienda de obra nueva y una de segunda mano

 

Es evidente que, entre un piso de segunda mano y uno nuevo, hay diferencias. 

 

Pero eso no quiere decir que una opción sea mejor que la otra. Todo dependerá de tus necesidades, gustos, prioridades y presupuesto.

 

Esperamos que nuestra selección te ayude a decidir mejor.

 

 

Precio

 

Misma zona y mismas características, un piso de obra nueva será más caro que uno de segunda mano en el 99,9 % de los casos. Eso es verdad.

 

De hecho, a la hora de valorar el precio medio de la vivienda de segunda mano, es habitual (si es posible) tomar como referencia el precio/m2 de la obra nueva de la zona.

 

No tendría sentido que en una misma calle, dos pisos de 90 m2, 4 habitaciones y balcón, uno de obra nueva y otro de segunda mano, se vendieran al mismo precio.

 

 

Impuestos: IVA en una obra nueva e ITP en segunda mano 

 

Cuando compras una vivienda de segunda mano, pagas Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). En Obra Nueva, se paga IVA y Actos Jurídicos Documentados.

 

El ITP depende de cada Comunidad Autónoma, con un mínimo del 6% y un máximo del 10% sobre el precio de la vivienda.

 

Si te decides por una Obra Nueva, entre IVA y Actos Jurídicos Documentados, puedes llegar a pagar hasta un 11,5 % en impuestos.

 

Lectura recomendada: Gastos e impuestos en la compra de vivienda (Guía 2020)

 

 

Localización

 

Solo tienes que echar un vistazo a cualquier portal inmobiliario para darte cuenta de lo difícil que resulta encontrar vivienda de obra nueva en determinados barrios, poblaciones o grandes ciudades.

 

No nos vamos a engañar. Hay mucha más oferta de segunda mano.

 

Por eso, si estás decidido a encontrar piso en una zona muy concreta, puede que la obra nueva no sea tu mejor opción.

 

Pero no hay que darlo todo por perdido a la primera. Te contaremos un “truquillo” que podría ayudarte: pregunta en inmobiliarias de la zona.

 

Es posible que haya algún proyecto de obra nueva que esté a punto de arrancar y que solo lo sepamos quienes nos dedicamos a esto.

 

 

Distribución

 

Seguro que te has dado cuenta de las enormes diferencias de distribución que hay entre unos pisos y otros.

 

Eso sin contar con las posibles reformas que cada propietario lleva a cabo, con el fin de adaptarlos a sus necesidades.

 

En algunos pisos se da más importancia a los dormitorios, en cambio, el salón es pequeño. En otros cuentan con baños amplios, pero la cocina parece pensada para estudiantes (nada en contra de los estudiantes. Seguro que los hay que cocinan).

 

Y si visitas pisos y casas más antiguas, habrás visto baños en balcones o cocinas al lado del dormitorio principal.

 

Hay distribuciones de todo tipo. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, la podremos modificar según nuestro gusto personal.

 

El motivo de tanta variedad es, entre otras cosas, las diferentes tendencias de cada época.

 

En los 70, las viviendas se distribuían de forma distinta a cómo se hacía en los 90. Además, cada arquitecto tiene su propia visión de cómo debe ser un piso o una casa.

 

Eso tiene su parte buena y su parte mala.

 

La buena es que hay variedad y seguro que podrás encontrar una vivienda de segunda mano que se ajuste a ti y a tu familia. Y si no, siempre puedes reformar.

 

La mala es que encontrar la mejor distribución para ti, lleva tiempo y no siempre es fácil.

 

En cambio, una obra nueva suele tener un diseño actual, funcional y pensado para dar solución a las necesidades de hoy. 

 

 

Calidad de construcción: ¿es mejor una vivienda de obra nueva?

 

Los avances en el campo de la eficiencia energética y el confort en la vivienda son evidentes. 

 

Cada vez es más habitual encontrar edificios construidos bajo estándares de calidad asombrosos.

 

Desde el aislamiento térmico hasta el aprovechamiento de energías renovables, pasando por la calidad de los acabados o soluciones de accesibilidad cada vez más ingeniosas, hacen que comprar hoy una obra nueva sea muy distinto a cómo era hace 20 años.

 

No obstante, no todas las obras nuevas son iguales, y tendrás que prestar mucha atención y aprender a diferenciar entre ellas, si quieres disfrutar de todas estas ventajas.

 

Sucede lo mismo con una vivienda de segunda mano, solo que en este caso, las diferencias son evidentes desde el principio.

 

No es lo mismo comprar un piso en una finca de 100 años rehabilitada, que un piso de protección oficial construido en los años 70. La calidad de construcción no será la misma.

 

Por otro lado, es importante que tengas en cuenta el mantenimiento. 

 

Vivir en un edificio recién construido, te garantiza al menos 20 años en los que los gastos por derramas y obras de adecuación serán inexistentes.

 

Los edificios de 30 años o más, requieren un mantenimiento más frecuente. Lo cual no es necesariamente malo, siempre que la comunidad tenga las cuentas saneadas.

 

 

Diseño 

 

Si por diseño entendemos la parte estética de una vivienda o un edificio, lo cierto es que es algo totalmente subjetivo.

 

Seguro que has visitado alguna vez edificios con premios arquitectónicos reconocidos en los que tú no vivirías. 

 

Pero el diseño no es solo eso. En realidad, todo lo que utilizamos en nuestro día a día tiene su origen en el diseño. 

 

Un tenedor es diseño, un coche es diseño y hasta una escoba se ha tenido que diseñar. 

 

Y parte de ese trabajo de diseño consiste es crear un producto final que sea funcional, fácil de utilizar y duradero.

 

Lo mismo sucede con una vivienda o un edificio. Y el diseño es algo que se nutre de la experiencia.

 

Por eso, cabría esperar un mejor diseño en un edificio moderno que en uno antiguo.

 

 

Domótica

 

Las Smart Homes son tendencia. La idea de controlar nuestra casa desde un teléfono móvil ya no es algo exclusivo de las películas de ciencia ficción.

 

Los principales fabricantes de sistemas inteligentes para viviendas ya disponen de productos listos para instalarse en cualquier tipo de vivienda, tanto nueva como de segunda mano.

 

Pero la mayoría de viviendas de obra nueva ya incorporan muchas de estas funcionalidades, de serie.

 

Imagina, por ejemplo, que vuelves de vacaciones y, apretando un botón, tu casa regule su temperatura, levante las persianas y encienda el horno para que, al llegar, solo tengas que calentar las pizzas que acabas de comprar.

 

Soñemos un poco más.

 

Teniendo en cuenta que en pocos años, la mayoría conduciremos un coche eléctrico, ¿no sería genial comprobar su estado de batería desde casa y ponerlo a cargar simplemente apretado una tecla, si fuera necesario?

 

Las compras online, los coches eléctricos o disponer de un buen sistema de seguridad en casa, son necesidades relativamente nuevas. 

 

Y es lógico encontrar soluciones a esas necesidades en una vivienda de obra nueva, antes que en un piso construido hace 40 años.

 

 

Equipamientos en una promoción de obra nueva

 

Una obra nueva tiene ascensor y aparcamiento subterráneo, en 9 de cada 10 casos. Una vivienda de segunda mano puede que tenga, o puede que no.

 

Muchas promociones de obra nueva, recientemente, han incorporado otro tipo de equipamientos más avanzados, como por ejemplo gimnasio o zona de recreo para los más pequeños. 

 

Sin contar zonas verdes o piscina, algo que no es imprescindible hasta que lo tienes. Después, cuesta acostumbrarse a su ausencia.

 

Sin duda, se puede vivir sin gimnasio y sin piscina. Nadie dice lo contrario. 

 

No obstante, si disponemos de todos esos equipamientos sin que repercuta de forma importante en el precio de la vivienda, vale la pena planteárselo.

 

Por otro lado, todos esos equipamientos se tienen que mantener. Los vecinos de promociones con muchos equipamientos suelen pagar gastos de comunidad más elevados.

 

 

Revalorización: ¿qué se venderá mejor en el futuro?

 

La revalorización es algo en lo que no solemos pensar en el momento de la compra. Al fin y al cabo, estamos comprando una vivienda para vivir en ella, no para hacer negocio al cabo de unos años.

 

Además, durante estos últimos años ha quedado demostrado que el mercado inmobiliario es inestable. Por lo que prever qué se va a revalorizar mejor a largo plazo, parece algo difícil para la mayoría.

 

Dicho esto, entre una vivienda estándar con 40 años de antigüedad y una obra nueva, en 20 años, la vivienda nueva probablemente tendrá más demanda y se podrá vender a mejor precio.

 

 

Conclusión

 

Ambas opciones, comprar una vivienda de obra nueva o de segunda mano, tienen ventajas y desventajas.

 

En muchos casos, decidir dependerá de factores externos a nosotros.

 

Por ejemplo, si no podemos pagar una obra nueva, o queremos vivir en una zona concreta en la que no se está construyendo, está claro que tendremos que optar por el mercado de viviendas de segunda mano.

 

¿Nuestra opinión? Lo mejor que puedes hacer es asesorarte bien.

 

En primer lugar, solicita un estudio financiero para saber exactamente cuánto puedes invertir en la tu nueva casa. A lo mejor te sorprende el resultado y puedes comprar por más de lo que piensas.

 

En segundo lugar, si es posible, visita tanto pisos de obra nueva como de segunda mano. Así podrás apreciar mejor las diferencias y decidir en cuál te sientes mejor.

 

¿Te ha ayudado este artículo? Esperamos que sí. 

 

Si tienes alguna duda o crees que podemos ayudarte a encontrar tu nuevo hogar, visítanos en nuestra oficina de Elda y Petrer. Disponemos de viviendas de segunda mano y de obra nueva listas para entrar a vivir.

 

Hasta la próxima semana.

Si quieres vender, comprar, o reformar tu casa, contacta con nosotros

Rellena los datos para descargar

Te enviaremos la descarga de la guía a tu correo electrónico.

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar