• Inicio
  • Blog
  • Vender entre particulares: 7 errores comunes a evitar

Vender entre particulares: 7 errores comunes a evitar

23 Sep, 21

Cada vez es menos habitual la venta entre particulares. 

 

No solo por la dificultad que conlleva vender en un mercado cada vez más saturado de oferta, sino porque una agencia inmobiliaria ahorra mucho tiempo tanto a vendedor como a comprador.

 

Y el tiempo, hoy en día, es un bien realmente valioso.

 

No obstante, todavía hay propietarios que deciden aventurarse y probar suerte. 

 

Esta lista es para ellos (o para ti si es tu caso).

 

Los 7 errores más comunes al vender un piso de particular a particular

La siguiente lista es una recopilación de errores basada en nuestra experiencia. Es decir, son errores reales que nos hemos encontrado en nuestro día a día.

 

Si te ha pasado algo distinto y quieres compartirlo, no dudes en aprovechar la sección de comentarios para hacerlo.

 

Empecemos por el primero, y más común.

 

Calcular un precio de venta erróneo

 

El primer paso antes de empezar con la venta de nuestra vivienda, suele ser decidir qué precio vamos a pedir. Y aunque puede parecer algo sencillo, lo cierto es que tiene su truquillo. 

 

Pero ¿qué pasa si nos equivocamos? ¿Tan importante es?

 

Pues sí. Es muy importante. Tanto, que puede llegar a determinar el resultado final de la venta.

 

Veamos dos casos en los que calcular un precio de venta nos puede perjudicar como propietarios.

 

Primer caso: nos quedamos cortos

 

Este es el caso menos frecuente, pero puede pasar.

 

Como no sabes muy bien cómo calcular un precio de venta adecuado, acabas pidiendo menos de lo que podrías conseguir.

 

Esta situación es casi peor que la contraria, que veremos a continuación, porque una vez anunciada una vivienda, subir su precio es mucho más perjudicial que bajarlo.

 

Segundo caso: nos pasamos

 

No sería la primera vez que escuchamos la siguiente frase: “prefiero empezar con un precio más alto, que para rebajar siempre estamos a tiempo. Además, todo el mundo me va a pedir una rebaja”.

 

Dos comentarios al respecto.

 

El primero es que inflar el precio de nuestra vivienda por miedo a quedarnos cortos, suele causar el efecto contrario al buscado.

 

Estadísticamente, las viviendas que siguen esta estrategia, tardan hasta tres veces más en venderse, y lo hacen a un precio inferior, comparado con otras viviendas que empezaron al precio correcto.

 

Nuestro segundo comentario es respecto a que “todo el mundo va a pedir una rebaja”.

 

Podemos garantizarte que eso no es cierto. Y, aunque así fuera, si tu vivienda está al precio correcto, no te van a faltar interesados.

 

El problema de esta teoría es que, para muchas personas, negociar es algo que no les gusta, incluso que les da vergüenza.

 

Eso quiere decir que, aunque tu vivienda les interese, es probable que la descarten y ni siquiera la visiten.

 

Si te interesa conocer más sobre este tema, tenemos un artículo en el blog dedicado exclusivamente a cómo calcular bien un precio de venta para nuestra vivienda.

 

Esperamos que te guste.

 

El Certificado de Eficiencia Energético

 

Desde junio de 2013, en España es obligatorio disponer del Certificado de Eficiencia Energético para vender o alquilar una vivienda.

 

A diferencia de otros documentos, este certificado se debe tener desde el momento en el que la vivienda se empieza a vender y, no hacerlo, supone arriesgarse a recibir importantes sanciones. 

 

Obtener el certificado o CEE lleva un tiempo y, el error de muchos propietarios, es esperar hasta el último momento para empezar a tramitarlo.

 

Nuestra recomendación es que lo hagas cuanto antes. Podemos asegurarte que no vale la pena dejarlo para luego.

 

Comprobar las cargas

 

Vender una vivienda conlleva una obligación para el propietario por encima de las demás: entregarla libre de cargas.

 

Una carga es una deuda económica que pesa sobre la vivienda y que, en caso de no liquidarla, pasaría a la parte compradora.

 

Existen dos tipos de cargas: las que constan en el Registro de la Propiedad y las que no.

 

Por ejemplo, una hipoteca o un embargo se inscriben en el registro, por lo que solicitando una Nota Simple podrás comprobar si consta alguna.

 

Otras, como una deuda con la comunidad de propietarios, no aparecerán en el registro, pero también pueden impedir que la venta se lleve a cabo.

 

Antes de empezar, te recomendamos comprobar si existe alguna carga que afecte a tu propiedad y, de ser así, que te informes sobre cómo eliminarla. 

 

No hacerlo sería un error, y por eso está en esta lista.

 

No preparar tu casa para la venta 

 

El mercado inmobiliario ha dado un giro de 180 º durante los últimos años. Sobre todo debido a internet.

 

La oferta de propiedades en venta y alquiler es mayor y más accesible que nunca. 

 

Eso es algo muy bueno para los compradores: tienen más donde elegir y pueden acceder a la información desde su teléfono móvil, todo en un par de clics.

 

Pero, para quien quiere vender, supone todo un reto. Ahora tiene que pensar en su vivienda como si se tratara de un producto casi de lujo.

 

¿Qué queremos decir con eso?

 

Que hay que presentar el producto (vivienda) de forma que destaque y llame la atención. Hay que darle valor para diferenciarlo de la competencia.

 

Por eso es por lo que prepararse para la venta ya no es una opción.

 

Cuidado. No hablamos de hacer obras importantes, ni de cambiar los muebles por otros más modernos.

 

Pero sí de arreglar los desperfectos más visibles, pintar o decorar de forma que el espacio transmita calidez y confort. 

 

En Grupo Rubisan utilizamos técnicas de Home Staging para conseguirlo, y lo cierto es que logramos resultados fantásticos.

 

Importante: Antes de cada visita, recuerda ventilar, subir las persianas y ordenar. Funciona.

 

Fotografías de baja calidad

 

Como decíamos en el punto anterior, internet ha transformado la forma de comprar una vivienda.

 

Puede que no lo recuerdes, pero hace no tantos años, para buscar piso solo podías acudir a una inmobiliaria, utilizar la sección de anuncios de los periódicos o recurrir a las escasas revistas especializadas de la época.

 

¿Y sabes qué? Casi tenías que adivinar cómo era el piso que ibas a ver. La imagen no era, en ningún caso, tan importante como es ahora.

 

Pero estamos en 2021, y las cosas son distintas. Ahora, sin unas buenas fotografías de tu casa, lo vas a tener muy difícil para conseguir visitas.

 

Si has decidido vender como particular, nuestra recomendación es que contrates los servicios de algún fotógrafo profesional. Eso sí, asegúrate que tiene cierta experiencia en fotografía inmobiliaria.

 

Recuperarás sobradamente la inversión. 

 

Publicar en un solo portal inmobiliario

 

Ahora que tienes tu casa lista para recibir visitas y que has conseguido unas fotografías de calidad, llega el momento de la publicidad.

 

El canal más accesible para un propietario son los portales inmobiliarios. De hecho, la mayoría te van a ofrecer la posibilidad de no pagar nada por anunciar tu casa.

 

¿Funcionan? La realidad es que son muy útiles cuando inviertes dinero para posicionarte, que es lo que hacemos las agencias inmobiliarias con las viviendas de nuestros clientes.

 

Por esa razón, si solo subes tu anuncio a un portal, que es lo que hace la mayoría de propietarios que venden de particular a particular, es posible que no consigas la visibilidad que necesitas para vender.

 

Encuentra un término medio. Publica tu propiedad en tres portales como máximo, los que sean más relevantes en tu zona*, y analiza los resultados.

 

Prepara una buena descripción y rellena todos los campos. Cuanta más información, mejor.

 

Revisa de vez en cuando cómo aparece tu casa. Es posible que no estés recibiendo visitas porque tu anuncio apenas se ve.

 

*Si quieres saber qué portales inmobiliarios tienen más visibilidad en tu zona, ve a Google y busca “pisos en …” y añade tu zona. Los tres primeros resultados serán los mejor posicionados.

 

La reserva

 

La reserva - no confundir con las arras - es ese momento en el que alguien se interesa por tu vivienda y te pide que se la guardes unos días, mientras se prepara el contrato de arras o acaba de negociar la hipoteca.

 

Si vendes a través de una inmobiliaria, solo reservaran tu vivienda si el posible comprador deja una señal como prueba de que está interesado de verdad.

 

En cambio, cuando se vende de particular a particular, este paso no se suele llevar a cabo. Sobre todo cuando hay cierta confianza con la persona.

 

Es posible que un familiar o un amigo te pida que le guardes la vivienda por un tiempo (pasa más veces de lo que crees), incluso sin haberla visitado.

 

Nuestro consejo es que, si decides hacerlo, pidas siempre una señal. Es la mejor forma de saber si la propuesta es seria y evitarás tener la venta parada, lo cual te puede llevar a perder oportunidades reales de venderla.

 

Conclusión

 

¿Es posible vender de particular a particular en 2021? 

 

La respuesta es un rotundo sí. Pero no se puede hacer de cualquier manera.

 

Es importante entender que la oferta actual de propiedades en venta supera a la demanda. Dicho de otra forma, hay más vendedores que compradores.

 

Además, la venta conlleva una serie de obligaciones legales y formales con las que hay que cumplir, sin excepción.

 

Las cosas son como son y, honestamente, creemos que si cuentas con la ayuda de una buena agencia inmobiliaria, todo te resultará más fácil, y obtendrás un mejor precio por tu casa en mucho menos tiempo.

 

Y decimos una buena agencia inmobiliaria, porque las hay. 

 

Si quieres vender en Elda o Petrer te podemos recomendar algunas, o puedes llamarnos y te contamos cómo trabajamos nosotros. Luego tú decides.

Si quieres vender, comprar, o reformar tu casa, contacta con nosotros

Rellena los datos para descargar

Te enviaremos la descarga de la guía a tu correo electrónico.

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar